En el trabajo con situaciones personales, poseo varios años de experiencia. Practico la terapia desde un punto de vista integrador, tomando herramientas y protocolos contrastados según la situación que atraviese el paciente. Considero que la psicología moderna ha de tener un componente científico, pero también uno humano.

Algunas de las cosas que trabajo en terapia más comunmente son:

Los sentimientos de tristeza, angustia, ansiedad.
Rendimiento académico y/o laboral de los pacientes.
Proyectos vitales.
Parejas que desean reequilibrar sus objetivos vitales.
Comunicación padres/hijos.
Cambios de hábitos.

Lo que más importa es el bienestar subjetivo y objetivo.  Procuro acompañar a cada paciente por su recorrido de mejora, con las herramientas más adecuadas. Creo que es más importante el análisis personal que los diagnósticos absolutos, sin embargo, utilizo las medidas que permitan reevaluar el caso con continuidad.

Considero también que un buen terapeuta debe estar formado e informado, que debe seguir el código ético más allá de las pautas del colegio, que debe defender al paciente y ser capaz de someterse al autoexamen y a criterios externos. Algunas de mis cualificaciones son:

Psicólogo colegiado en Madrid (M 24003)

Experto en niños y adolescentes (COP Madrid 2014-2015);

Especialista en técnicas Proyectivas (COP Madrid 2014-2015);

EMDR (I y II) (Asociación de EMDR España 2012)

Máster en Terapia de conducta(UNED 2007);

Especialista en Hipnósis (UNED 2005);


¿Qué puedes esperar si vienes a terapia o asesoría?
Confidencialidad, un entorno seguro en el que poder expresarte.
No ser juzgada o juzgado. Una actitud empática por mi parte.
Experiencia.
Formación, puesto que nunca dejo de adquirir nuevas herramientas y de afilar las que ya poseo.
Compromiso, claridad y honestidad. Acompañarte en un recorrido de mejora implica: dar lo mejor de mí mismo, revelar lo que sea necesario, acudir a las fuentes que procedan y decirte, no lo que quieres escuchar, sino lo que considero que debes escuchar para dar el paso siguiente.
Flexibilidad y adaptación a cuestiones formales: aunque lo habitual son sesiones cada quince o siete días dependiendo de los casos, procuraré en la medida de lo posible adaptarme a tus ritmos, horarios, etc. siempre, eso sí, sin apartarme de las herramientas terapéuticas que sepa que se adecúan a tu situación o situaciones.
Un proceso que promueva el cambio. Aunque dispondrás de herramientas que permitan aceptar situaciones de mejor manera, reaccionar si es necesario con menos estrés o ansiedad, o poder dejar de pensar en tu oso blanco, el proceso que propongo es de cambio – un cambio que, dependiendo de la situación viene mediado por diferentes factores -. El modelo de terapia y asesoría que practico no se limita a ejercicios que te hagan sentir bien sino que se extiende a ejercicios que te hacen mejorar. Es una distinción que ya hizo el genial Allport en su día. Imagina que sientes una gran angustia cuando te encuentras en una plaza con mucha gente. Te sientes mejor si te vas, pero eso no te hace mejorar, no te prepara mejor para la situación, sino que puede provocar incluso un retroceso – a fuerza de escapar cada vez soportas menos el estar con otros en la calle -. Otro ejemplo puede ser la relajación. Conmigo aprenderás ejercicios de relajación que podrás emplear en diferentes entornos, pero además, trabajaremos en el dominio de las posibilidades para que no se den las situaciones que desencadenan tu malestar.
Un proceso que fomente el autoconocimiento, el autodominio, la gobernabilidad, como decía Foucault. Un proceso, en definitiva, que saque lo mejor de ti, que explore tu potencial y que suponga evolución, adaptación, desarrollo y crecimiento.
¿Te animas?
Recuerda que puedes contactar conmigo en el 635 464 472 o en el correo info@jaimemiranda.es